2020 se ha convertido en el año que nadie quiere recordar y seguramente, hay buenos motivos para ello. Pero, ¿Cómo se hace para olvidar un año?, y lo más importante, ¿Es eso lo mejor que podemos hacer?

En este artículo, te hablaré de cómo la PNL te puede ayudar a sacar el máximo partido del año que arrancamos para que tu vida sea más plena y tu futuro más brillante.

La primera pregunta quizás sea ¿Qué es la PNL? La PNL o Programación Neurolingüística es una herramienta que nos permite entender mejor el modo en que pensamos, cómo esto afecta a lo que sentimos y finalmente, como todo ello tiene un efecto en el modo en cómo conseguimos nuestros objetivos.

En mis cursos de PNL, la gente suele llegar hablando de aquellos recuerdos que tienen del pasado y cómo, todavía hoy, les siguen impidiendo vivir una vida plena.

Es fascinante pensar que algo que ya pasó, se acaba convirtiendo en aquello que nos impide disfrutar de lo que está pasando.

Como seguro debes saber, esa es la base del Mindfulness y de las meditaciones Vipasana, por ejemplo. Todas ellas nos hablan de la importancia de vivir el aquí y el ahora para que esos recuerdos no nos acechen.

En psicología se le llama rumiación. Es decir, estar todo el día dándole vueltas a algo. Aunque nadie te de herramientas específicas para resolver esta situación, en un Practitioner de PNL ofrecemos a nuestros alumnos todo el equipamiento necesario para conseguirlo.

Pero para mí, la pregunta es previa: ¿Por qué querrías olvidar el 2020? ¿Por qué ha sido un año malo? A mi me parece una mala idea sólo deshacerse de algo porque aparentemente nos está incomodando.

De hecho, si hablamos de resiliencia, es decir, crecer ante la adversidad, nos damos cuenta que las personas resilientes son aquellas que aceptan lo que pasó y lo entienden como un proceso natural de su vida.

  1. Acepta lo que ocurrió. No quieras cambiar aquello que ya pasó. Lo entiendo, tu cerebro funciona buscando el modo que puedas conseguir un objetivo, ¿Pero la realidad cuál es? Pues que como dice el padre de la PNL, el Dr. Richard Bandler: “lo mejor del pasado es que ya pasó”. El primer paso hacia la aceptación es dejar atrás esas imágenes que te repiten constantemente, una y otra vez, aquello que hubiera podido pasar diferente. Te sientes frustrado y peor todavía, sin control sobre la situación, indefenso. Por lo tanto, enfócate en esas imágenes y empiézalas a hacer pequeñas, oscurécelas y aléjalas de ti. No las destruyas. Son parte de ti, pero no permitas que tengan tanto protagonismo.
  2. Cambia tu estado emocional. Es muy importante que te puedas enfocar ahora que las imágenes ya no están interfiriendo constantemente, en sentirte de otro modo. Para ello, vamos a utilizar el recurso inverso. La PNL nos permite reducir las representaciones mentales que hacemos, pero también ampliarlas. De hecho, es la clave para la regulación emocional. Ahora, piensa en una situación donde te hayas sentido en control de la situación y sumérgete en el recuerdo dejando que la sensación crezca dentro de ti. Esto te dará seguridad. El segundo paso es pensar en otra experiencia donde hayas sentido mucho agradecimiento por algo, y también sumérgete en ello. En este momento, podrás regenerar tu sistema nervioso, algo fundamental.
  3. Busca el aprendizaje detrás de ello. Ahora y desde esta mezcla de emociones de seguridad y al mismo tiempo agradecimiento, es el momento para que pienses en todo aquello que sí te ha funcionado en el 2020, en aquello bueno que te ha ocurrido, en aquello que has podido aprender y cómo has cambiado a mejor. Agradece, a cada una de las personas que te has encontrado, que te han ayudado o que has ayudado. Siente y observa como a pesar de todo, ha habido situaciones increíbles y emocionantes para ti.

Y ahora, y sólo ahora, es el momento para que mires al 2021, sintiéndote en paz con el 2020. Viendo que lo pasado, pasado está y que tenemos mil aventuras por delante que vivir.

  1. Construye el 2021 que quieres. Hay algo que todas las personas resilientes comparten: Esperanza por un futuro mejor. Sé creativo, y escribe tu carta a sus majestades los reyes magos. Ahora es el momento de soñar, de anhelar, de desear. Vuelve a ser un niño o una niña. Permite que la ilusión te embargue, te llene de esa expectación de cuando estás a punto de abrir un regalo. No tengas miedo de que no se cumpla, de que te vuelvas a frustrar o a desengañar. Esa parte quizás llegue o quizás no, pero ¿Qué más da? ¿No crees? No es hoy el día para eso. Hoy es el día para hacer la imagen del 2021 grande, brillante, enorme dejando que llene no sólo tu mente, sino tu corazón.

Vuela por las nubes de tu cielo personal, salta de una a otra y permítete ser un poco naif, inocente, llena de ilusión estos momentos porque si hay algo que no puedes dejar de vivir para este 2021, es la esperanza de que sea un año infinitamente mejor para ti, para aquellos que tienes cerca, y de definitiva, para toda la humanidad.

La PNL no es una herramienta mágica. Por supuesto que no. Pero tú si lo eres si tienes el libro de instrucciones adecuado y ahora es el momento que lo pongas en marcha. Sólo en los momentos más oscuros, es donde brilla más la esencia de tu ser y eres capaz de encontrar quién eres realmente.

Deja que la ilusión guíe tu 2021. Ya habrá tiempo de ser realistas. Ahora toca soñar.

 

Infórmate de nuestros cursos aquí:

Cursos PNL