Cuando no puedes compartir un café: Claves para un equipo unido en la distancia.

Quizás nunca se había echado tanto de menos la máquina de los cafés, tés y chocolates como en estos momentos. Las máquinas de vending repletas de esas tentaciones tan peligrosas como las “patatas chips” o los “kitkats”, eran momentos de desconexión del trabajo y de reconexión con las personas.

Hoy en días, estamos más conectados que nunca y al mismo tiempo, aislados en la comodidad de nuestros hogares. Un artículo publicado en Scientific American habla de cómo el aislamiento dispara circuitos neuronales parecidos a pasar hambre.

Ya en 2002, los psicólogos Edward L. Deci y Richard Ryan hablaban de que la afinidad es una necesidad psicológica básica. Por este motivo, es tan importante romper las barreras del ciberespacio.

Recuerda que las PNL nos propone que entendemos el mundo a través de nuestros sentidos y que al fín y al cabo, internet sólo nos puede ofrecer dos de ellos: La vista y el oído. Pero, ¿Qué pasa con tocar, abrazar, estrechar la mano, o hasta oler el perfume de la otra persona? Por muy buena que sea la conexión, el registro sonoro está comprimido y se pierden matices que son necesarios para generarnos confianza y conectar con los demás.

Por lo tanto, en mis cursos de Practitioner de PNL siempre cuento a los nuevos alumnos lo fundamental que es la comunicación para conseguir romper estas barreras y que por suerte, la Programación Neuro Lingüística nos enseña el modo de utilizar las palabras más poderosas para estimular los cerebros de quienes nos escuchan.

Ahora bien, si hablamos de aquellas cosas que podemos hacer para mejorar la conexión en tiempos de confinamiento y COVID-19, aquí te propongo algunas:

¿Qué podemos hacer para estar más conectados? Básicamente, invertir tiempo en relaciones:

  1. Buscar actividades lúdicas como “Among us”, un juego interactivo online para descubrir los saboteadores de una nave espacial.
  2. Espacio de descubrimiento. Compartir un Google Maps y marcar el lugar de nacimiento de cada uno, compartir experiencias y lugares que visitar.
  3. 100 preguntas. Juego para adivinar gustos, fobias y filias de los demás. Una buena herramienta para esto es mentimeter.com
  4. Ver una peli juntos. Hay plataformas como Netflix Party, que permiten ver películas en grupo con un chat donde dejar comentarios.
  5. Tomar un café. Buscar un momento donde poder tomar un café online, cada un compartiendo sus gustos y buena música. Siempre con la cámara “en on”.

Recuerda que el estrés por aislamiento, es una causa más de malestar y bajada de productividad. No por mucho trabajar, se produce más. Más bien al contrario. Disfruta de tus descansos y de tus compañeros.

Sólo tú estando bien, podrás conseguir que los demás estén bien.

Cuando en PNL hablamos de generar rapport, al fín y al cabo, de lo que estamos hablando es de establecer este ambiente de conexión y confianza con los demás.

Ahora más que nunca, es cuando puedes utilizar estas herramientas tan poderosas para hacer que tu vida y la de los demás, sea mucho mejor.

Xavier Pirla

 

Infórmate de nuestros cursos aquí:

Cursos PNL