Vamos a descubrir qué hace de las palabras una herramienta tan poderosa. Nelson Mandela dijo una vez “Si le hablas a un hombre en un idioma que entiende, eso va a la cabeza, si le hablas a un hombre con su propio idioma, eso va al corazón”